Hace poco nos llegó la duda de uno de nuestros correctores de textos acerca del significado de una palabra: brocardo. Cuando la escuché, me pareció malsonante, por analogía con algunas palabras que utilizan el sufijo -ardo para conformar un aumentativo apreciativo que, a veces, tiene un sentido despectivo, como en el caso de mozardo (‘mozo robusto’) o bigardo (‘persona muy grande’).

Cuál fue mi sorpresa cuando descubro la alta alcurnia del término en cuestión, así como la trascendencia de la realidad a la que remite. Brocardo proviene del latín brocardae, y se trata de un ‘veredicto, dicho, axioma legal o máxima jurídica, normalmente escrito en latín, que expresa concisamente un concepto o regla evidente’.

Este es un buen ejemplo que ilustra cómo, también en el lenguaje, las apariencias engañan.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *