En los últimos años estamos asistiendo a la irrupción de incontables términos de procedencia angloparlante en nuestro lenguaje cotidiano, sobre todo en el ámbito científico-tecnológico y en el comercial. Un apunte para correctores de textos: estas palabras, hasta que no sean aceptadas por la RAE, deben consignarse en letra cursiva en cualquier texto que corrijamos. Continuar leyendo el artículo completo...