Existen palabras que, por su similitud, provocan frecuentes equivocaciones. Este es el caso de el uso de enjuagarse en lugar de enjugarse, se trata de un ejemplo extraído de una de nuestras últimas correcciones de textos. En esta ocasión, el autor utilizó el verbo enjuagar para que su personaje se secara el sudor. Se trata de un uso incorrecto del verbo. Continuar leyendo el artículo completo...

En los últimos años estamos asistiendo a la irrupción de incontables términos de procedencia angloparlante en nuestro lenguaje cotidiano, sobre todo en el ámbito científico-tecnológico y en el comercial. Un apunte para correctores de textos: estas palabras, hasta que no sean aceptadas por la RAE, deben consignarse en letra cursiva en cualquier texto que corrijamos. Continuar leyendo el artículo completo...

Hace poco nos llegó la duda de uno de nuestros correctores de textos acerca del significado de una palabra: brocardo. Cuando la escuché, me pareció malsonante, por analogía con algunas palabras que utilizan el sufijo -ardo para conformar un aumentativo apreciativo que, a veces, tiene un sentido despectivo, como en el caso de mozardo (‘mozo robusto’) o bigardo (‘persona muy grande’). Continuar leyendo el artículo completo...