En los últimos años estamos asistiendo a la irrupción de incontables términos de procedencia angloparlante en nuestro lenguaje cotidiano, sobre todo en el ámbito científico-tecnológico y en el comercial. Un apunte para correctores de textos: estas palabras, hasta que no sean aceptadas por la RAE, deben consignarse en letra cursiva en cualquier texto que corrijamos. Continuar leyendo el artículo completo...

Hace poco nos llegó la duda de uno de nuestros correctores de textos acerca del significado de una palabra: brocardo. Cuando la escuché, me pareció malsonante, por analogía con algunas palabras que utilizan el sufijo -ardo para conformar un aumentativo apreciativo que, a veces, tiene un sentido despectivo, como en el caso de mozardo (‘mozo robusto’) o bigardo (‘persona muy grande’). Continuar leyendo el artículo completo...

En la misma línea que el anterior bonito palabro, donde desvelamos el significado de la palabra ínclito, nos hemos encontrado un adjetivo de similares características mientras corregíamos uno de nuestros últimos textos: egregio. Según el DRAE, egregio significa ‘insigne, ilustre’. Con la inmensa cantidad de adjetivos despectivos que manejamos habitualmente, no está de más incorporar unos pocos más positivos, ¿verdad? Continuar leyendo el artículo completo...

Seguimos con las palabrejas extrañas que nos encontramos en una corrección de textos. Hoy le toca el turno a la palabra ínclito. La primera vez que la escuché, hace muchos años en la presentación que hace Joaquín Sabina de Javier Krahe en su célebre concierto en La Mandrágora, tuve una asociación de ideas, digamos, genital. Cosas de la adolescencia. Según el DRAE, ínclito es un adjetivo que significa ‘ilustre, esclarecido, afamado’. Continuar leyendo el artículo completo...